CAPITAN RICARDO BRICEÑO BUSTAMANTE

Cada 14 de Noviembre, Gendarmería de Chile conmemora el “Día del Mártir Institucional”, en memoria del fatídico atentado de cuatro funcionarios de nuestra Institución, quienes perdieron la vida, en el rescate de un reo subversivo, por parte de una célula terrorista. Hoy 14 de noviembre de 2014, Gendarmería de Chile, en ceremonias presididas por su Director Nacional, Subdirectores, Oficiales Superiores, Jefes de Departamentos y Personal de las Unidades Penales y Especiales, las Asociaciones de Funcionarios, además del Club de Suboficiales y Agrupaciones del Sector Pasivo, Club Deportivo, amigos y los familiares de nuestros mártires, rinden homenaje a los “Héroes de Gendarmería”.

En el Memorial instalado en el Hospital Sótero del Río, se inician las actividades con un solemne acto a cargo de Anfup, en el lugar donde ocurrió el sangriento hecho, para dar paso a una romería en el Mausoleo Institucional, instalado en el Cementerio General, en ambas ceremonias en nombre de los Oficiales socios, la Directiva deposita ofrendas florales, al igual que las demás organizaciones, estamentos y autoridades institucionales. Posteriormente y para finalizar, se ofrece una misa en la Capilla de la Escuela Institucional.

“Las Instituciones que honran su pasado construyen su propio futuro”

Ricardo Briceño Bustamante1Ricardo Agustín Briceño Bustamante, nació en Curicó el 22 de Marzo de 1954. Su padre Ricardo Ernesto Briceño Moya, maestro Contratista y su madre doña Bristela Inés Bustamante Martínez, dueña de casa. Ricardo fue el quinto de siete hermanos: Inés, Hugo, Patricio, Gastón, Lucía y Silvia. Fue bautizado en la iglesia Matriz de Curicó y sus estudios primarios los realizó en la Escuela San Antonio, la cual pertenecía a los Padres Franciscanos, debido a que recién se estaban empezando a formar las escuelas mixtas. Los estudios los continuó en el liceo de hombres “Luis Cruz Martínez” y el año 1973 decide ingresar al servicio militar, en el Regimiento de Comunicaciones Nº3 como estudiante, finalizando sus estudios en dicha institución.

El 1º de Febrero de 1974 ingresó a la Escuela de Prisiones de Gendarmería, por lo que se trasladó a Santiago. En 1974 conoció a Jacqueline Castillo Caro, con quien contrajo matrimonio en Diciembre de 1979. En Santiago de Chile, en Enero de 1981 nace su primer hijo Ricardo Andrés Briceño Castillo. En Enero de 1984 nace su segundo hijo Hugo Alfredo Briceño Castillo. Y en Octubre de 1985 nace Jacqueline Inés Briceño Castillo.

Con respecto a su carrera profesional, en marzo del año 1974 lo contratan como vigilante asimilado, sirviendo en el cargo en la Escuela Técnica del Servicio, y en julio de 1974 lo contratan como Subteniente en la Escuela Técnica de Gendarmería, siendo destinado al año siguiente a la Penitenciaría de Talca. En Marzo de 1975 realiza el curso de “Delegados libertad controlada” y en agosto de 1976 pasa a depender del Departamento de Vigilancia como delegado de Libertad Vigilada con destinación al 1º Juzgado Especial de menores de Santiago. En Junio de 1977 lo nombran Aspirante a Oficial de Vigilancia en la Escuela de Gendarmería y en agosto del mismo año, en el cargo de Subteniente con destinación en DIRGENCHI, Departamento de Vigilancia y T. Pº, y en Octubre es destinado a la Cárcel Pública de Santiago, con la función específica de su especialización. En septiembre de 1978, cambia de destinación a la Penitenciaría de Santiago.

Siempre destacó por ser un gran deportista, prueba de ello en mayo de 1979 integra la rama de basquetbol de Gendarmería y en octubre de 1980 aprueba el curso de guías deportivos y recreativos en “DIGEDER”. En Octubre de 1981 cambia de destinación desde el C.R.S. de Santiago, a la Escuela de Gendarmería, donde fue profesor de organización y reglamentación institucional y en mayo de 1982 cumple una destacada participación en una comisión de servicio, en el curso de “Administración Penitenciaria y Política criminal” que se realizó en Costa Rica. En Marzo de 1984, es destinado al C.D.P. San Miguel y en febrero de 1985, al C.D.P. Santiago Sur, para volver en 1988 a la Escuela de Gendarmería. Una etapa importante en su carrera se inicia en agosto de 1988, cuando integra el Grupo Especial Antimotines GEAM, además de continuar desempeñando funciones en la Escuela de Gendarmería, para asumir en marzo de 1989 como Jefe del Grupo Especial de Fiscalías Militares, tras un atentado del Movimiento Juvenil Lautaro, en contra del anterior Jefe del Grupo Especial denominado “Cobra”.

En Octubre del 1989, fue gestor y organizador Campeonato Baby-Futbol C.D.P. Santiago Sur “Copa de la Amistad”, donde participaban Oficiales y Profesionales de Gendarmería de la Región Metropolitana. En Noviembre de 1990 fallece junto a los Gendarmes Cabo 2º don Manuel Acuña Leal, Cabo 2º don Juan Mondaca Figueroa y Gendarme don Benjamín Hernández Avilés, en una comisión de traslado de reo al Hospital Sotero del Río, desde su base en la Cárcel Pública de Santiago emplazada en calle Balmaceda. El rescate del recluso Marco Ariel Antoniolleti A., fue la operación de mayor envergadura y una de las más sangrientas que protagonizó el Grupo subversivo Juvenil Lautaro, acribillando a los funcionarios con fusiles de asalto. El Estado a través de sus policías, al anochecer de ese día y cuando procedía a capturarlo, habiendo dado con el paradero de la “casa de seguridad” donde se ocultaba, sin embargo durante el enfrentamiento con la policía, Antoniolleti murió de un impacto de bala en la cabeza.

“Honor y Gloria a Nuestros Mártires”

La pérdida de nuestros camaradas de armas, como hombres de bien, los eleva como héroes, dignos referentes de Gendarmería, al igual que otros Gendarmes que han perdido sus vidas en cruentos motines y ataques a las unidades a lo largo de nuestra historia reciente, que da cuenta de la trascendencia y relevancia de Gendarmería como una Institución total y permanente del Estado, que forma parte como un eslabón más de la cadena de Seguridad Pública, en el campo interno de la Seguridad Nacional. Nuestros héroes fueron Quijotes, por sus nobles ideales y lucha permanente por un ideal en contra de la adversidad, cumpliendo su juramento de servicio ante el sagrado Pabellón de la Patria, al negar deponer las armas y entregar el recluso a los antisociales, que amenazaban con un mayor poder de fuego y libremente, prefirieron morir con honor, inmolándose y alcanzando la gloria, como verdaderos héroes no sólo de Gendarmería de Chile, sino que de la Patria toda, la que estará en deuda siempre por su entrega.

Los Gendarmes de Chile, debemos estar siempre agradecidos de su sacrificio, ya que la clase política de la época, tomó conciencia del abandono de nuestro personal y de sus familias, promoviéndose el traspaso de Gendarmería de Chile a la Dirección de Previsión de Carabineros DIPRECA. Concretándose posteriormente el reingreso a esta Caja Previsional, de la cual fuimos cofundadores.

Debemos mantener viva esta enseñanza de valor, honor, amor a la Institución y a la Patria, que nos dejó nuestro Capitán Briceño y que aunque sea esta, la más grande tragedia que enluta a Gendarmería, es una fecha especial para quienes fuimos y seremos por siempre sus camaradas, sus alumnos y quienes recuerdan su espíritu deportivo, su prestancia, firmeza, disciplina, elegancia, cortesía, caballerosidad y profesionalismo. Unos son privilegiados de haber tenido la suerte de conocerle y nosotros las nuevas generaciones, hemos de asimilar con respeto su ejemplo y el deber de tenerle siempre presente, como el más grande referente, un ejemplo de vida, rectitud y probidad, que nos inste a seguir esforzándonos en nuestra contribución a una sociedad más segura y protegida de quienes la dañan, ayudando a mantener la paz social, en el cumplimiento esencial de nuestra misión.

Los Oficiales de Gendarmería hacen llegar un saludo afectuoso a toda su familia e hijos, además a todos quienes han perdido un ser querido en la Institución y le garantizamos, que su recuerdo permanecerá imperecedero en nuestro corazón y le damos las gracias por hacernos sentir parte de su familia, así como también ustedes son parte de nosotros, la Gran Familia de Gendarmería de Chile y hacer nuestro su sentir, con un cúmulo de emociones y sensaciones, de haber tenido el honor de conocer el legado de mi Capitán Sr. Ricardo Briceño Bustamante y ser él, quien junto a sus hombres, la historia eligió para ser el ejemplo a seguir.

Nuestro eterno agradecimiento,

Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios.

… hasta rendir la vida, en el cumplimiento de mi deber…