Estimados Señores y Señoras Oficiales
Socios de la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios ANOP.

Frente a diversas consultas referentes a los hechos conocidos en estos últimos días, podemos señalar que lamentamos que nuevamente asomen voces que quieren desestabilizar el Mando Institucional, conformado por el Sr. Director Nacional y Sr. Subdirector Operativo, desprestigiando a sus Oficiales y su administración, queriendo instalar un Director Nacional de su conveniencia y que satisfaga sus intereses personales.

A dicho desprestigio se suma los cobardes cuestionamientos al Coronel (r) Patricio Campos Tapia, quien dignamente cumple funciones en el Ministerio de Justicia y que fuera considerado para el cargo por su profesionalismo, seriedad y compromiso como Oficial, vinculándolo nuevamente con los lamentables hechos ocurridos en la Unidad Penal de San Miguel, y donde a través de un prolongado y objetivo proceso Judicial, fuera absuelto de toda responsabilidad.

Tal ha sido el burdo nivel de desprestigio, que se ha insistido en tratar de vincular al Sr. Director Nacional Tulio Arce Araya, con el interno Alvaro Corbalán Castilla, condenado por violaciones a los Derechos Humanos, traspasando la línea de lo Institucional, alcanzando a su entorno familiar, al cuestionar las competencias de su Sra. Esposa, al momento de establecer una relación contractual.

Ahora, se denuncia lascivamente una supuesta Red de Protección del Sr. Director Nacional hacia Oficiales de la Región de Copiapó, denunciando además una Red de Distribución de material Pornográfico Infantil, exponiendo irresponsablemente los antecedentes que son parte de un Sumario Administrativo que se encuentra en curso y en etapa indagatoria (por lo que se vulneró el secreto de sumario, existiendo claramente un vicio de legalidad), y lo más grave se ventilan públicamente los antecedentes personales y familiares de los Oficiales afectados. En ambos casos existen sumarios y procesos judiciales en curso, con las denuncias respectivas, por lo tanto no existe tal Red de Protección.

En la misma dirección anterior, un medio de prensa nacional obtiene imágenes importantes de remodelaciones de una dependencia en la Unidad Penal de Colina I, puntualmente el Proyecto Asistyr, abriendo nuevamente el debate sobre los privilegios que puedan tener algunos internos por sobre otros, los costos de la inversión, su implementación, etc. Sin embargo, sepan ustedes que decisiones de ese tipo, trascienden lo Institucional, siendo estas adoptadas a nivel de Gobierno y a nosotros como Oficiales Penitenciarios, no nos corresponde pronunciarnos, ni cuestionar lo que legítimamente imponga la Máxima Autoridad del País, salvo que esto transgreda los intereses Institucionales y/o de su personal.

Públicamente hemos visto que parte de estos cuestionamientos, provienen de un grupo minoritario de Oficiales agrupados en una Asociación Gremial, acompañados de otras organizaciones sociales ajenas a la Institución, quienes muestran claros intereses personales y particulares, pudiéndose inferir que el origen de estos, solo pretenden desviar la atención de procesos investigativos que se siguen en su contra y que fueran denunciados por el propio Director Nacional. Lamentablemente este tipo de cuestionamientos aislados, solo ha generado confusión en la opinión pública, divisiones y por ende daño a la imagen y capacidad del Oficial Penitenciario, ya que se han atribuido una representación que no les corresponde, y que a futuro y a la hora de definiciones, puede afectar la continuidad de la Dirección de la Institución.

Por lo tanto la crisis que se vive al interior de Gendarmería, como se ha planteado erróneamente en algunos medios de comunicación digitales, no es tal, sino que la crisis la tienen los Oficiales que están siendo investigados.

Muy por el contrario, durante la Administración de Oficiales Penitenciarios al mando de la Institución, es importante destacar en términos generales, entre otras cosas, lo siguiente:

– Importantes avances en materia de Derechos Humanos.
– Mayor cercanía y paulatino reconocimiento de la función Penitenciaria.
– Reconocimiento Internacional del profesionalismo de Gendarmería de Chile.
– Incorporación de Gendarmería de Chile en las Operaciones de Paz en que participe nuestro país.
– Incorporación de Gendarmería de Chile en el Consejo de Seguridad Pública del Min. Interior.
– Proyecto de Ley de reestructuración y reconocimiento del Min. Educación de la Escuela Institucional.
– Importantes avances en soluciones a demandas del personal de Región de Antofagasta.
– Nueva visión y mirada, en materia de Reinserción Social.
– Traslado de interno Alvaro Corbalán Castilla desde Punta Peuco a la Cárcel de Alta Seguridad, cosa que administraciones anteriores (civiles) no concretaron.
– Denuncias a las entidades correspondientes, de situaciones que afecten la imagen Institucional.

Por otra parte, tal como hemos señalado anteriormente, fuera de estos Oficiales, siempre han existido otros personeros del mundo político que han pretendido alcanzar la Dirección de Gendarmería de Chile, para ellos un Oficial al Mando y haber “perdido” la Dirección Nacional, significó una situación casi traumática, de la que aún no se reponen, más aún al encontrarse frente a una Dirección transparente, profesional y sin compromisos, debido a que sus proyectos personales se ven truncados. Sabemos también el costo que ello significa, pero creemos que el trauma pasará y daremos este gran salto a la consolidación y maduración como una Institución del Estado de Chile, con un Director Nacional nombrado a través de una Ley de la República.

El llamado a los Oficiales Socios Anop, es a no confundirse, ni dejarse nublar por este tipo de acciones, las que claramente obedecen a intereses personales, por una parte y a querer despojar del cargo de Director a los Oficiales Penitenciarios, y a continuar trabajando de la misma forma profesional que nos ha caracterizado, asumiendo el liderazgo en su personal y ejerciendo el mando que por Ley nos corresponde, siempre amparados bajo los principios de Honor, Valor y Lealtad.

Debemos confiar en nuestro Director Nacional y en sus decisiones, y a su vez confiar en este Directorio Anop, quienes permanentemente están revisando desde cerca cualquier acción que nos afecte como Oficiales y de encontrar algún atisbo de ello, lo denunciaremos o defenderemos con todas nuestra energías.

Atte.

Directorio Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios Anop.

Dos Décadas en la Historia de Gendarmería de Chile.