No se ha tenido en cuenta las propuestas y demandas del personal uniformado de parte de los legítimos representantes en lo referido a la necesidad de una nueva estructura organizacional y no sólo se ha desatendido  lo  expuesto sino que además no se ha tenido en consideración lo tratado  en sendas comisiones de la Honorable Cámara de Diputados y  el Senado de la República durante la tramitación de la Ley de Modernización de Gendarmería y ampliación de plantas del personal violando el espíritu de la ley.                                     Los parlamentarios aprobaron que teniendo en cuenta que los cargos de Subdirectores de Administración y Finanzas y Subdirección técnica pasaron a ser cargos de alta dirección pública y no de carrera ni de planta, por ello el subrogante legal del Director Nacional pasó a ser el Subdirector Operativo, no obstante, el pasado 13  de diciembre del 2011 fue tramitado el Decreto N° 577 fechado el 22.08.2011., que modifica en alguna medida lo resuelto por el Congreso puesto que en ausencia del Subdirector Operativo restablece que el Director será subrogado por el Subdirector de Administración y Finanzas y que en ausencia de él, por el Subdirector Técnico.

El Decreto N° 577 promulgado por su excelencia el Sr. Presidente de la República señala que: -“el director establecerá la restante organización interna a través de la creación de las correspondientes unidades y asignará las tareas específicas que les correspondan a cada una de ellas”.                 Este es un claro retroceso normativo porque  la Institución a la que pertenecemos es parte crucial del eje de seguridad pública como claramente lo dice el mensaje presidencial de la Ley 20.426 y  requiere así como las demás Instituciones de Orden y Seguridad Pública una Ley Orgánica Constitucional o una ley orgánica con rango de ley y no meras resoluciones exentas que dispongan su estructura orgánica con una fragilidad normativa que no garantiza su continuidad al depender de los escenarios político contingentes que son el resultado de procesos electorales.

Gendarmería de Chile requiere dejar de ser servicio público y transformarse constitucionalmente en una institución de Seguridad Pública dirigida por un Oficial de Gendarmería  y de una vez dejar los asuntos políticos para quienes han emprendido la carrera política en los cargos de elección popular y los asuntos de seguridad penitenciaria para quienes  cuentan con las competencias, conocimientos, experticia e identificación y con sentido de pertenencia necesarios para liderar a nuestro personal y dar fiel cumplimiento de las resoluciones judiciales en la privación de libertad y cumplimiento de penas al personal uniformado que es una actividad permanente del Estado en manos de una verdadera Institucionalidad.

El actual escenario del escalafón de Oficiales con la carencia de Oficiales del Grado de Coronel pone en evidencia el magno desacierto de la autoridad de llamar a retiro a diez Coroneles tras la tragedia de la cárcel de San Miguel, sumado a renuncias voluntarias y forzadas de quienes han hecho público su malestar por tales determinaciones que nos mantiene hoy  sin poder cubrir los 28 cargos de Coroneles que la ley exige por la falta del requisito de tiempo mínimo que exigió la ley 20.426 situación que se da en ambos escalafones en todos los grados, además de ser una espantosa injusticia que responsabiliza politicamente a Oficiales y Gendarmes llamados a retiro.    Además no se ha cumplido el compromiso de enviar un proyecto de ley al congreso para destrabar los escalafones de Oficiales y de Suboficiales y Gendarmes y se dicta una estructura orgánica a través de una resolución exenta como lo denunció la ANSOG en su página web.

Adjunto el Decreto N° 577 del 22.08.2011 firmado por el excelencia el Sr. Presidente de la República y demás autoridades del poder ejecutivo que es la causa basal de la nueva estructura orgánica que ha dispuesto el Sr. Director Nacional.