Un reportaje publicado en CIPER Chile denuncia una irregular situación que habría sido denunciada en Punta Peuco, fuente www.ciperchile.cl:

El tiempo marca las horas y los días sin tregua para los 49 hombres que cumplen condena en Punta Peuco por crímenes que cometieron en dictadura. En los muros del penal nada indica que allí están los represores que fueron dueños de la vida y la muerte de miles. Pareciera que la historia borró sus pasos y sus rostros. No hay un cordón de seguridad al estilo de los que se ven en otros penales. Pero no hay que equivocarse.               En Punta Peuco incluso se diseñan operaciones de inteligencia. Como la que orquestó Álvaro Corbalán y que presentamos en esta primera entrega de una serie de reportajes de CIPER sobre Punta Peuco.             En mayo del año pasado, personal de Gendarmería detectó una operación de inteligencia en la cárcel de Punta Peuco. Estaba diseñada por el oficial de Ejército Álvaro Corbalán Castilla, ex jefe operativo de la Central Nacional de Informaciones (CNI) y ex integrante del Comando Conjunto, condenado a cadena perpetua por crímenes cometidos en la dictadura de Augusto Pinochet.           El hecho fue relatado a CIPER por funcionarios de la institución que pidieron reserva de su identidad. La operación tenía como pieza central un documento que fue incautado en la celda de Corbalán, en el Módulo 1 del penal, y cuyo destinatario era el Presidente Sebastián Piñera.          En el memorando de 10 páginas, al que CIPER tuvo acceso, Corbalán le expresaba al Mandatario la intención de colaborar con su gobierno desde la cárcel para evitar que regresara nuevamente la Concertación al poder. “El voluntario apoyo que progresivamente se propone, será entregado a partir de esta fecha (mayo 2011) y tiene como único objetivo hacer llegar un aporte en beneficio que a este gobierno le vaya lo mejor posible y que no volvamos a caer en las manos de la Concertación”, escribió.

Corbalán sugirió en su escrito vías para neutralizar políticamente a Michelle Bachelet y esbozó estrategias para detener “la acción subversiva” en La Araucanía y de los grupos anárquicos. Aunque no explicitó esas vías en su escrito, no es un misterio cuál es su estilo en materia de inteligencia. Quedó estampado como una marca de fábrica en la Operación Albania (junio de 1987) donde 12 miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez fueron detenidos por la CNI en distintos lugares, luego fueron asesinados y trasladados a un sitio donde se hizo creer que habían muerto combatiendo contra los CNI.         Gendarmería que lo custodian en Punta Peuco. Corbalán da pruebas de conocer la vida íntima de oficiales de alto rango en Gendarmería e incluso del director nacional, Luis Masferrer, datos que son presentados tal como se hacía en los dossier de quienes eran objeto de seguimiento por las brigadas de la CNI.      Corbalán se apoya en estos antecedentes para sugerir que se destine en puestos estratégicos a funcionarios de lealtad confirmada con el nuevo gobierno.       El informe nombra algunos oficiales en servicio activo  del nivel de asesor, dentro de los cuales  Corbalán emite calificaciones como  -“el mejor elemento de la institución”, propone que sea reclutado por la Agencia Nacional de Inteligencia del Ministerio del Interior (ANI) y que además trabaje cerca del director nacional Masferrer, informándole de lo que pasa al interior del servicio y  asesores del Director Nacional quienes identifica como – “alguien indispensable y de total confiabilidad”.

 

Dentro de los funcionarios mal catalogados por el prisionero de Punta Peuco, está el coronel H.M.D., ex jefe del Departamento de Seguridad de Gendarmería, quien mientras estuvo en ese cargo, ordenó que los militares presos fueran esposados a sus controles médicos en el Hospital Militar, tal como lo fija el procedimiento de Gendarmería para el traslado de todos los presos comunes. La medida fue rechazada por los ex militares y en 2011, durante la visita que hicieron ministros de la Corte de Apelaciones a Punta Peuco, alegaron que se trataba de un trato “innecesario y humillante”.      Corbalán le escribió a Piñera que este  alto Oficial  no reunía las condiciones necesarias para el puesto de jefe del Departamento de Seguridad. Meses después de la incautación del documento, el funcionario fue desvinculado de Gendarmería, lo que es calificado por algunos como  uno de los motivos de su salida. CIPER solicitó en reiteradas oportunidades una entrevista con Luis Masferrer, pero la Dirección de Comunicaciones de la institución indicó que el director no se referiría al tema.        Esta Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios considera como extramedamente irregular y grave la denuncia de CIPER  en cuanto que un recluso condenado cuente con acceso a información privilegiada emitiendo juicios de valor sobre la ex Presidenta de la República y altos Oficiales de Gendarmería activos y en situación de retiro lo queinexplicablemente no fue denunciado por el Director Nacional al Ministerio Público para investigar los graves dichos del Sr. Corbalán como así mismo que no se doptara alguna medida de seguridad institucional como consecuencia a que un privado de libertad tenga tal información, como así mismo que administrativamente debe investigarse la forma mediante la cual el interno accede a información personal de Oficiales como así mismo, esclarecer la denuncia de las salidas calificadas como irregulares desde Punta Peuco hacia el Hospital Militar.

“Si un funcionario público de menor rango y cargo en el ejercicio de sus funciones no denuncia un hecho que reviste caracteres de delito al Ministerio Público,  recibe todo el rigor de la ley por su incumplimiento de parte de las autoridades”, claro está,  la igualdad ante la ley se precibe entonces como un anhelo justiciero o según el principio de realidad una verdadera falacia, por lo que es imprescindible que el Director Nacional aclare los hechos al personal de Oficiales, Suboficiales y Gendarmes y personal no uniformado de la Institución, a los Parlamentarios, mundo académico y  la comunidad nacional en una respuesta  satisfactoria a las interrogantes que surgen tras ésta gravísima denuncia de CIPER .

Además es prudente y necesario que se pronuncie sobre trascendidos de una reunión con Oficiales superiores en donde él manifestó su voluntad e interés de promover a personal no uniformado en los cargos de Directores Regionales y Jefes de Unidades Penales atentando directamente contra la carrera funcionaria de los Oficiales y lo que rebrota demandas de sectores partidistas para politizar Gendarmería y convertirlo en una “caja pagadora de favores políticos” en cargos que le corresponden a la Planta de Oficiales  de Gendarmería al estar consagrado por Ley Orgánica Institucional el mando de las Unidades penales Oficial Penitenciario, hecho  que provocaría un profundo daño  a la Institucionalidad ya que éstos cargos deben ser desempeñados por Oficiales de servicio activo que cuentan con la formación, capacitación pertinente, conocimientos empíricos, competencias profesionales, experticia  y especialidad en seguridad penitenciaria además de sentido de pertenencia e identificación con la Institución para ser reconocidos como legítimos líderes del personal.        Nuestra demanda tambien exige que  se deje sin efecto el insuficiente y escueto decreto  que correspondería al “Reglamento Orgánico” y su contrariedad al espíritu de la Ley 20.426  además de provocar un afecto de exsaservada fragilidad jurídica de vigencia relativa que implica normar la estructura orgánica de una Institución permanente del Estado y crucial en el combate a la delincuencia a través sólo  de resoluciones exentas.

Interesados en ver la noticia completa ir a www.ciperchile.cl,  y www.adnradio.cl