A las 12:00 horas a la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios (Anop) junto a la Directiva Nacional de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes (Ansog) y sus directivas provinciales de Valparaíso, Rancagua y Santiago, tras una reunión de trabajo de dos horas realizaron una acción comunicacional en el frontis de la ex penitenciaría para defender los derechos del personal de Gendarmería que se ha visto afectado por el abandono y el trato indolente y desinteresado de las autoridades, y exigir además el cumplimiento compromisos asumidos por el Sr. Presidente de la República con los funcionarios de Gendarmería, en cuanto a la Asignación de Riesgos, la Profesionalización, la adecuación del escalafón y un programa de capacitación permanente.
1° Asignación de Riesgos: ¿Alguien podría negar que el personal de Gendarmería uniformado y no uniformado está en permanente riesgo en su integridad física y su vida al trabajar en deficientes condiciones laborales, sumado a las amenazas permanentes de grupos de privados de libertad concentrados en pandillas y/o bandas de base territorial, familiar y/o delictiva? ¿Por qué motivo el Estado aún no cursa ni tramita un proyecto de asignación de riesgos para el personal de Gendarmería? ¿Cumplirá el Sr. Presidente su palabra de despachar un proyecto de Asignación de Riesgos y se entregue un reconocimiento público al personal de Gendarmería por su abnegada labor. Son respuestas que no han sido entregadas aun por el Sr. Ministro de Justicia quedándonos sólo la sensación de un “compromiso de Gobierno que no se ha cumplido”
2° Facultad de Eximir tiempos mínimos: Oficiales, Suboficiales y Gendarmes denunciamos que es ésta administración la responsable del error grave al pedir renuncias forzadas y dar de baja a 12 Coroneles sin expresión de causa vinculándolos inexplicablemente en el incendio de San Miguel, ello sumados a otros retiros forzados nos quedan sólo 10 Coroneles en La Institución de un total de 38 que exige la Ley 20.426. Así las cosas, es de suma lógica que se necesita cubrir esas vacantes, y al no cumplir los requisitos de tiempo mínimo, es que aparentemente el Ministerio de Justicia enviará un proyecto para modificar la Ley 20.426, y restablecer, temporal y transitoriamente la facultad del Jefe de Servicio de eximir el requisito de tiempo cuando concurran los demás requisitos formales, en un plazo breve, que no se condice con la realidad de los establecimientos. El proyecto que el Ministerio enviará al Congreso restituye la facultad, sólo transitoriamente hasta el 2014, medida que es insuficiente y provocará nuevas movilizaciones para destrabar los ascensos en ese año.
3° Exclusión de Subtenientes y Gendarmes: La Oficialidad se ha manifestado en el ampliado nacional 2012, además de archivos enviamos por correo electrónico, y ante la exclusión del proyecto de los Subtenientes y Gendarmes, es decir, no ascenderían, el Sr. Director se comprometió el 2011 de evaluar la situación y buscar una solución, situación que no se ha producido, y esta exclusión produce una sensación de injusticia ya que lo fueron encasillados en 2010 y nuevamente quedan fuera de esa posibilidad, y son Oficiales que debieron enfrentar el segundo paro en las movilizaciones del 2010, y cumplen las mismas funciones de los oficiales de la promoción anterior en virtud del grado.

4° La modificación de los requisitos de ingreso a la Escuela de Gendarmería, eliminando el requisito de soltería, y permitiendo el ingreso de personas con hijos, generaría dificultades en la administración del personal ya que, tanto los Oficiales y los Gendarmes ingresan a la administración en el grado más bajo del escalafón debiendo ser destinados a cualquier unidad penal del territorio nacional y asumir una extensa carga horaria. Es de suma lógica entonces que quienes ingresan a la administración del Estado por perfil profesional, debería ser personal soltero y sin hijos, dispuestos a trasladarse a cualquier región del país a cumplir funciones, lo que no resultaría factible en el evento de que los alumnos cuenten con familiares en otras zonas, impidiendo trasladarse de zona en desmedro del personal soltero.
5. Para los Oficiales es grato ver la inquietud de eliminar la inhabilidad de ingreso a la administración de los hijos de los Oficiales superiores, pero, como lo señala la Ley de Probidad Administrativa, ésta excluye a las fuerzas armadas, de orden y seguridad, porque en éstas instituciones los hijos pueden abrazar la institución de sus padres. Este aspecto debe ser en el más alto sentido de la palabra en atención a que el ingreso a la planta de Oficiales, Suboficiales y Gendarmes y planta III, es a través de concursos públicos, pudiendo los hijos (as) de los funcionarios de alta graduación sean uniformados o no uniformados deberían tener la posibilidad de ingresar a Gendarmería sin impedimentos, sino sólo sobre los requisitos, y así puedan acceder profesionales, técnicos y administrativos de las diferentes áreas, y no sólo hijos de oficiales.
Los Oficiales, Suboficiales y Gendarmes estamos interesados en que se pueda legislar “con algún sentido de urgencia” para el bienestar de todo el personal de Gendarmería, y no sólo de quienes están en posición de ascenso, porque una vez producido éste, se provocará un nuevo estancamiento sin posibilidades reales de un nuevo proyecto para Gendarmería en 2 años, por lo que es importante que se legisle con visión de Estado y no sólo buscando una medida de parche. Nuestro interés es que pueda legislarse de la mejor forma y tenemos la convicción que en el Congreso Nacional seremos escuchados respetuosamente por ambas cámaras, no como la inexistente relación con el Ministerio de Justicia, donde no se nos ha concedido ninguna audiencia. Realizaremos nuestros mejores esfuerzos y capacidad de diálogo para perfeccionar el proyecto y acompañar su tramitación en el congreso, por lo que es importante que el Ministerio de Justicia y el ejecutivo en su conjunto puedan abriese a la voluntad de perfeccionar el proyecto a través del diálogo respetuoso, frontal y fundado, y esperamos que no sea necesario estudiar la adopción de otras medidas de presión que la ley permita.
Hacemos un público reconocimiento a los Oficiales, Suboficiales y Gendarmes, que aunque estén en posición de ascenso están solidarizando con los Subtenientes y Gendarmes para que se busque una solución viable de ascenso o encasillamiento y así poder beneficiar al 100% del personal uniformado de la Institución.
Los Suboficiales y Gendarmes de la ANSOG, y los Oficiales Penitenciarios de la ANOP, tenemos la convicción de continuar trabajando en conjunto para el bienestar del personal de Gendarmería comprometiéndonos una vez más con nuestros compañeros y colegas a realizar todos los esfuerzos para lograr presentar los argumentos al Ministerio de Justicia y perfeccionar el deficitario e insuficiente proyecto que está pronto a su despacho.
Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios